Oración al pecado

Y entonces te comes a la bestia de la codicia,

y sabe tan bien,

que repites el bocado una y otra vez;

y cuando estás embebid@ en la gula,

ya no te das cuenta,

porque tú te has convertido en plato, y comensal;

en la misma bestia, con sus dos caras servidas en el bufet

de lo que sigues creyendo que no es pecado,

porque rezas padre nuestros para tus propios oídos,

y olvidas ‘lo malo’.

¡Como si eso importara!…

en el fondo, sabes que lo es.

📸Canva

2 comentarios sobre “Oración al pecado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s