Llegó el momento de la evisceración. Pensaba que no estaba lista, pero al ver rodar por la fría mesa los detritus que una vez fueron suyos, sintió un inconmensurable alivio. No lloró; no dolió; esa alma vieja y ponzoñosa necesitaba un inmediato adiós.

📸Pinterest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s